Páginas vistas en total

sábado, 13 de abril de 2013

Panteón de Mezquitán y sus leyendas

 Panteón de Mezquitán



Queremos hablarte del panteón de Mezquitán, ubicado en Avenida Federalismo Norte 977, en la Colonia Mezquitán de Guadalajara, este panteón está asentado sobre una superficie aproximada a las 25 mil hectáreas.

Muchas son las leyendas que rodean sus muros. Y muchas también son las historias que se cuentan sobre personajes ya famosos en nuestros días, que aseguran se aparecen entre las criptas de quienes reposan aquí.

Después de cerrar sus puertas el panteón de Belén, se abrieron las de hierro forjado del panteón de Mezquitán, un 2 de noviembre de 1896. Su cancel es de barrotes con pequeñas figuras de calaveras con huesos cruzados.
En este panteón se encuentran capillas de gran atracción para los visitantes por sus notables monumentos del arte neoclásico.

Cuenta con la sección francesa y la sección alemana y en uno de los cruceros principales que delimita los lotes de estas criptas, se erigió un gran monumento en forma de capilla, cuyos nichos guardan los restos de Jesús Flores, quien fuera propietario de la legendaria Casa de los Perros, situada por la avenida Alcalde, en el Centro de la Ciudad. Cuenta la historia popular que su propietario había fallecido y no tenía herederos, por lo que su última voluntad fue que quien le rezara un novenario heredaría la casa.
Capilla en el centro del Panteón de Mezquitán
perteneciente al que fue dueño de la casa de los perros
 
Asimismo, podemos visitar la cripta del primer morador de este panteón, el alemán que llevó en vida el nombre de Hans Jaacks (29 de julio de 1861-31 de octubre de 1896).
La tumba de Hans Jaacks
 
En el edificio de la administración del panteón se encuentra una antigua campana que indica al personal del servicio en qué parte del mismo se efectuará la inhumación, según los redobles de dicha campana.
   
 

Leyendas fantásticas que te encantarán, hoy habitan en cada rincón, en cada pasillo. Éstas son solo algunas de las muchas que podrás encontrar en este panteón de Mezquitán, no dudes en visitarlo en compañía de tus familiares y amigos.

Panteón de Belén, cuna de leyendas

Panteón de Belén
 
Este panteón fue una de las obras más importantes realizadas en el siglo XIX, sin lugar a dudas es en los cementerios de Guadalajara donde la historia se hace piedra, pues en ellos encontramos costumbres y tradiciones en sus diferentes épocas; contienen lápidas que nos informan de la pposición económica, religión, cultura, personalidad y tiempo en que vivió cada personaje inhumado en estos recintos de paz.
 
Rico en leyendas e historias fantásticas, fue conocido como patio de los pobres, ya que aquí se sepultaban a los enfermos pobres que morían en el hospital, se ubicaba en el extremo norte del lado derecho junto a la huerta, actualmente Torre de Especialidades del Hospital Civil.
 
El cementerio tiene la forma de un cuadrilongo de 130 mts. de anchura y 350 de longiitud, dividido en dos patios, uno para las personas ricas y pudientes y otro para la gente del pueblo. El orden arquitectónico es jónico, hay en el patio monumentos mortuorios de más de media belleza que pertenecen a particulares y todo el patio está adornado con calles adornadas con naranjos y otros árboles. Cuenta con 2474 fosas o sepulturas en el pavimento. El segundo patio esta dedicado al entierro de pobres.
 
El panteón de Belén o Santa Paula se construyó en la huerta del Hospital de San MIguel hoy Hostpital Fray Antonio Alcalde, por encargo del obispo Diego de Aranda, obra del arquitecto tapatío Manuel Gómez Ibarra, autor de las actuales torres de la Catedral.
 
Este panteón  funcionó casi medio siglo, fue clausurado el 29 de octubre de 1896 por considerarse saturado de gérmenes peligrosos, continuaron los entierros pero exclusivamente para aquellos que tenían propiedad.
 
Hoy nuestro panteón de Belén guarda  interesantes leyendas e historias que en este blog encontrarás, te invitamos a conocer algunas de ellas.