Páginas vistas en total

domingo, 7 de abril de 2013

Diferencias entre mito y leyenda


La diferencia entre Mito y Leyenda


 
Nos hemos preguntado muchas veces que diferencias existen entre el mito y la leyenda no es asi?

Tanto el mito como la leyenda son  narraciones cortas con pocos personajes. A través de ellas, se recrea un suceso, utilizando un lenguaje poco elaborado e ingenuo.


El mito y la leyenda, con su lenguaje sencillo y lleno de fantasía, también incluyen elementos históricos, por lo que podrían ser considerados como «los documentos de la prehistoria».




Mito: Es una narración que describe sucesos, en lenguaje alegórico, como si en realidad hubieran ocurrido en tiempo remoto. Una de sus funciones es la de explicar el origen del universo, el sistema solar y lo que se considera sobrenatural en el cosmos o en el planeta, como son los dioses y las deidades, según la perspectiva de un grupo cultural. Asimismo, explica los orígenes de la humanidad o de una civilización, sus «héroes culturales», sus creencias religiosas, etc. En otras palabras, el propósito del mito es el de aclarar asuntos que en ocasiones son totalmente ajenos a la ciencia; de hecho, el mito es como «la ciencia» de una edad pre científica. De este modo, los mitos hablan de: el origen del universo, las estrellas o los planetas: por ejemplo, cómo y quién creó el sol, la luna, la tierra o por qué algunas constelaciones tienen una figura conocida; los dioses y las deidades: por ejemplo, quiénes son, qué características tienen y cómo es su relación con los seres humanos; los fenómenos naturales: por ejemplo, cuál es el significado de los remolinos de tierra o por qué se producen rayos durante las tormentas; ciertos lugares que son puntos de referencia: por ejemplo, cómo se formó un río o por qué una montaña tiene determinada forma; los animales: por ejemplo, por qué algunos presentan cualidades muy particulares, como el tecolote que puede ver en la noche y es muy «sabio»; las plantas: por ejemplo, las propiedades curativas o mágicas de algunas de ellas, como el peyote o el toloache, siempre y cuando tengan un contenido divino; la creación del ser humano: por ejemplo, la razón por la cual una raza humana tiene características muy definidas y diferentes de otras, y los rituales y las ceremonias: por ejemplo, cómo empezaron y por qué la gente continúa ejecutándolas.

Sin embargo, debemos aclarar que no todas las historias que explican los orígenes de algo se definen como mitos, pues para serlo deben tener un antecedente de carácter divino, teniendo a Dios como protagonista principal, o bien, los protagonistas son las deidades u otros seres celestiales. Cuando ninguno de estos aparece mencionado, tal historia es clasificada como leyenda o como relato folclórico también llamado cuento popular.nformación tomada del blog de Homero Adame)


 

Leyenda: Sus orígenes son cristianos; los frailes la utilizaban para narrar la vida de un santo o de un mártir y era leída en los servicios religiosos o durante las sobremesas del pasado. Sin embargo, con el transcurso del tiempo la leyenda, como concepto, tomó otro giro, pues al añadírsele motivos de mitología y al popularizarse se convirtió en el relato folclórico de sucesos reales o fantásticos. Por lo tanto, ahora la leyenda es una narración basada en hechos supuestos que incluye una mezcla de elementos tradicionales y dramáticos para hablar sobre una persona, un lugar específico o algún incidente ocurrido en un lugar determinado, pero que son aceptados como reales por narradores y quienes lo escuchan. 

Cuando la leyenda es creada y con el tiempo se consolida en el folclor de un pueblo, éste la adopta como suya y por eso se le considera como patrimonio popular, pues va estrechamente vinculada a un pueblo concreto, a un país o a una religión. Sin embargo, la leyenda también puede ser considerada como patrimonio de la humanidad cuando narra sucesos comunes a todas o a un buen número de culturas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario